La limpieza y el mantenimiento de piscinas la Rioja son tareas fundamentales para garantizar la salud y seguridad de los nuestros durante la época estival y que los ratos de ocio y diversión mientras nos refrescamos no se conviertan en una fuente de problemas.

Antes de poner en marcha la piscina, conviene hacer un mantenimiento de piscinas la Rioja; pero, después, hay que mantenerla limpia. En este post te vamos a dar unos consejos básicos para que cualquiera de vosotros pueda mantener su piscina limpia.

Comprobar la depuradora es fundamental. Tenemos que asegurarnos de que funciona correctamente, está libre de obstrucciones y los filtros se encuentran limpios. La depuradora será la encargada de hacer la limpieza y filtrar el agua. Lo aconsejable es hacerlo una vez al día.

Revisar el pH del agua. Los baremos están entre 7,2 y 7,6 %. Para mantener estos niveles, es necesario usar cloro a diario. En una piscina particular, hay que hacer la revisión del pH al menos una vez cada 24 horas (en las piscinas públicas, este chequeo se hace varias veces al día).

Hojas, hierba, mosquitos… Son muchos los elementos que caen al agua de la piscina y hacen que se ensucie. Utiliza una red para retirar lo más gordo. Para la limpieza de las paredes y del fondo, puedes usar un pulpo, que funciona a modo de aspiradora y consigue retirar la suciedad que se acumula, sobre todo, en los rincones.

Ten preparada una lona o similar con la que puedas tapar la piscina durante la noche o si vas a estar unos días fuera de casa (por descontando, en invierno, deberías tener la piscina tapada). De esta manera, evitas varias cosas, como que el agua se evapore y caiga suciedad; y, además, puedes prevenir accidentes.

Para lo que va más allá de tus manos y requiere mantenimiento, Remarsa. Te ayudaremos.