Como empresa especializada en el mantenimiento de piscinas en La Rioja, podemos constatar la importancia de la calidad del agua para garantizar un correcto disfrute de este tipo de instalaciones. En este sentido nos gustaría explicarte los distintos factores que indican que el agua de una piscina es segura para los usuarios de la misma. Por ejemplo el PH del agua es imprescindible para el equilibro de la piscina y su valor debe ser verificado al menos una vez a la semana.

El PH señala el grado de acidez del agua. En una escala comprendida entre 0 y 14, el valor 7 indica el grado neutro. Los valores entre 0 y 7 hacen referencia a los grados ácidos, mientras que del 7 al 14 son los grados alcalinos. Lo más recomendable es que el PH del agua de la piscina siempre se mantenga entre 7,2 y 7,6.

Desde nuestra experiencia en el mantenimiento de piscinas en La Rioja, te recordamos que la regulación del PH es imprescindible para garantizar la destrucción de bacterias. Ten en cuenta que si el valor del mismo es bajo puede provocar que el tapiz de la instalación se disuelva, secar en exceso la piel de los usuarios o favorecer la corrosión de escaleras, barandillas, bombas, filtros y válvulas. En cambio si el PH es alto, se acumulará calcio en la superficie, el agua se tornará opaca y se contribuirá al crecimiento de algas.

En Remarsa somos una empresa especializada en los trabajos de instalación y mantenimiento de jardines y piscinas. Nuestros profesionales te asesorarán de forma personalizada y te garantizan la máxima calidad en todos los trabajos.